AHORA QUE el avión más grande del mundo, el A380, aterriza en México, muchos se preguntan si tiene algo más que sus dos pisos. Viajé en él a París y encontré que la experiencia es superior a lo que jamás me haya tocado antes.
Adentro, la cabina es espaciosa (incluso para la clase turista), el ruido es mínimo y la presurización al interior evita el aire seco de otras aeronaves. También la temperatura es tan adecuada que no sentía frío ni calor.

A380_Budget-Economy_Class
El techo es bastante alto y la curvatura del fuselaje permite que el pasajero en ventanilla se sienta más cómodo que en otros aviones. Me llamaron la atención los baños porque te dan la sensación de mayor amplitud, con espejo de buen tamaño y control de la temperatura del agua del lavabo.

A380_INTERIOR_STAIRSYo temía sentirme como sardina enlatada con 516 pasajeros pero la realidad es que la arquitectura del avión y los espacios de Air France entre asientos te hacen sentir más cómodo que en aviones de menor tamaño.
En definitiva, Airbus planeó un avión que hace que los vuelos de largo alcance sean mucho más agradables. Si en tu próximo destino tienes la opción del A380 te recomiendo tomarlo.