Uno de los grandes encantos de la navidad en la Ciudad Luz son los aparadores de los grandes almacenes sobre el Boulevard Haussmann. Este año, los almacenes Printemps llaman la atención en particular por el esmero  que han puesto para despertar ilusiones en cada una de sus grandes ventanas.

La tienda departamental Printemps está concluyendo las celebraciones de su 150 aniversario con broche de oro, recreando toda una fantasía en esta época del año, entretejiendo ilusiones que despierta la temporada navideña. Con el apoyo de varias firmas de renombre, el almacén elaboró una compleja animación de personajes fantásticos, en torno a las hadas, el tema oficial de este año.

Sus once aparadores lucen desde noviembre pasado con decorados que invitan a soñar en mundos imposibles, colmados de flores y gozo, a través de pequeños personajes animados que se mueven ya sea sobre el hielo, el aire o hermosas rosas. En su inauguración, en noviembre pasado, estuvo presente la actriz británica, Kate Winslet, embajadora de la firma de belleza Lancôme, quien junto con el presidente de Printemps, Paolo de Cesare, dieron por inaugurada la temporada navideña.

Durante el recorrido, las vitrinas retan a la imaginación de los visitantes, rebosando de imaginación e invitando a acelerar el tiempo para vivir la primavera en pleno invierno. Una de las que más llaman la atención es el Ballet de Rosas, de la propia Lancôme, pues invita a soñar en un mundo florido, propio de la estación más bella del año.

Además de darse una vuelta para las compras, vale la pena conocer este trabajo que con mucho esfuerzo ha logrado ganarse popularidad entre parisinos y visitantes cada año.

(Fotografías: Cortesía de Printemps)