OKUNOSHIMA, JAPON.fwSE PASEAN por las praderas de la pequeña isla OKUNOSHIMA, en Japón; son conejos silvestres que si te ven, vienen por docenas corriendo graciosamente hacia ti pues ya saben que eres un turista y que muy probablemente traerás contigo comida para compartir.

Se calculan en miles estos lindos habitantes de Okunoshima, al oeste de Japón, donde se dice que fueron llevados ahí durante la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, los cone-jitos se han multiplicado viviendo felices sin temor a depredadores porque no hay uno solo en la isla. Incluso está prohibido el ingreso de visitantes con perros y gatos.

Para llegar se recomienda tomar un ferry de 15 minutos desde el puerto Tadanoumi y, por supuesto, llevar contigo delicias para los conejitos.

CONEJOS1.fw