Tan simbólico es el Irish Stew para Irlanda como son los tacos para México. Sus ingredientes y preparación hablan de una historia que se remonta siglos atrás y que bien vale la pena probar.

shamrock-296862_640Toda visita a Irlanda obliga a degustar el estofado irlandés (Irish Stew) de origen celta. Y es que no es nada difícil de encontrar, sea en Dublín o en pequeñas poblaciones de toda la isla, en los populares pubs donde además se puede disfrutar de una buena cerveza Guinness.

Para quien gusta de la carne de cordero, este platillo es un manjar pues se prepara a base de esta carne, acompañado de papa, cebolla y perejil, (recientemente le han incluido zanahoria). Curiosamente la papa, aún cuando se asocia a la historia de Irlanda, su origen es sudamericano, pero los irlandeses la adoptaron desde el siglo 18.

Irlanda ha vivido distintas etapas en su historia, tildada de dificultades, que incluyó la diáspora de miles de irlandeses por todo el mundo. A ello debemos agregar a San Patricio, quien convirtió la isla en cristiana y que se conmemora con gran júbilo, incluyendo por supuesto el estofado.

No es casualidad que sus ingredientes sean básicos ya  que el país era humilde y campesino, con una dieta limitada a lácteos y cereales. Eventualmente la gastronomía del país tuvo la influencia de Inglaterra y Francia, para posteriormente dar cabida a la papa hace tres siglos. Gradualmente el irlandés fue dependiendo tanto del tubérculo que cuando la cosecha fue mala, se desató la famosa hambruna entre 1845 y 1849, en la que más de dos millones tuvieron que migrar a América.

Hoy día puedes probar el estofado irlandés en cualquier restaurante o pub irlandés en el mundo, y si lo deseas también puedes prepararlo fácilmente en casa.

irish-pub-479914_1280