La Sultana del Norte se abre paso entre los cerros, creciendo a ritmo acelerado y reinventándose como pocas ciudades de México. En estas fotografías descubrirás que Monterrey es mucho más que una ciudad de negocios.