En algún lugar escuché que el jarabe de maple es de las cosas que más aman los canadienses.  Coincido plenamente: Basta sentir la primera gota en el paladar para tener el dulce placer de estar probando uno de los mejores sabores del mundo.

TODAVÍA se me hace agua la boca al recordar una pequeña tienda que encontré casualmente al caminar por la Place Royale en el viejo Quebec. Literalmente me encontré con el reino del maple en diferentes formas: helados, galletas, dulces, cafés, chocolates y panes en que el maple está involucrado y, aunque en algunos de estos, el sabor llega a la categoría de espectacular, sería muy injusto decir que solamente se puede utilizar para postres, glaseados y por supuesto para endulzar los waffles.

MIEL DE MAPLE2El jarabe de arce, o maple 100 por ciento puro, proviene de la recolección de la savia de maple en primavera. Quebec es el mayor productor en el mundo, con tres grados de mieles de diferentes colores e intensidades. Además de endulzarnos la vida con su jarabe, en Canadá han sabido transformarlo en azúcar de diferentes gruesos, mantequilla, cereales, yogur, y un delicioso té, que ya forma parte de mis preferidos.

Lo mejor de todo es que le han encontrado propiedades antioxidantes, desintoxicantes y también se usa en dietas para adelgazar. El maple también contribuye a hidratar la piel y a mantenerla suave, así que es fácil encontrar jabones y cremas de maple.

Con todas estas propiedades, ¿te resistirías a llevarte este mágico elixir llamado maple?

waffle-984499_1280