HAN PASADO 160 AÑOS desde que Bernardita, la humilde pastora del pueblo de Lourdes asegurara haber visto 18 veces a la Virgen María en una gruta de esta región francesa, cercana a España. Desde entonces comenzó la construcción del hermoso santuario de 52 hectáreas, que hoy recibe a 8 millones de peregrinos de todo el mundo (¡el pueblo apenas tiene 15 mil habitantes!). Yo llegué por tren a principios de la temporada alta (abril-octubre) movido por los devotos cuya fe mariana no disminuye incluso bajo frío y llovizna.

Enfermos apoyados por voluntarios oran a la virgen por su salud y llevan consigo agua milagrosa del manantial que de acuerdo con la tradición ella mismo hizo brotar durante sus apariciones. En la fotografía puedes apreciar cómo pese al clima, la misa matutina en la gruta se celebraba pese al clima esa mañana. La Basílica de la Inmaculada Concepción (foto superior izquierda) se encuentra a un costado y guarda los restos de Bernardita. Además del turismo religioso, el pueblo y los alrededores ofrecen mucho qué hacer: desde esquiar en la nieve o disfrutar de un día de spa, hasta admirar los hermosos paisajes, el lago, el río y la arquitectura medieval de este rincón único del mundo, a 800 kilómetros al sur de París.

Fotografías: Armando Dájer
Agradecimientos: Atout France