Subir y bajar a tu antojo en barco o autobús es divertido y muy práctico en la capital inglesa.

EN LONDRES vale la pena tomar el autobús turístico para subir y bajar a tu antojo. Yo tomé el Big Bus, de 3 rutas y 50 paradas, incluyendo London Eye, Buckingham Palace, Puente de la Torre y el Big Ben (en reparación, como puedes ver).

El segundo piso de estos autobuses es ideal para tomar fotos y usar el WiFi a bordo para compartir tus selfies en la red. En el recorrido hay narraciones grabadas en 12 idiomas y en la ruta roja  un guía a bordo explica en vivo cada monumento visitado.

Los boletos pueden ser de 1, 2 y 3 días (el mío era de uno, a 30£); cualquier opción incluye un paseo por el río Támesis que te lo super recomiendo porque con tranquilidad puedes admirar los grandes edificios y monumentos desde un ángulo muy distinto. En el barco, también hay un guía tan bueno, que bien se gana su propina.

Yo desde la primera hora aproveché mi boleto, para barrer Londres y hasta darme el lujo de incluir una vuelta en el London Eye, (puedes comprar la entrada a esta atracción a un precio especial con el Big Bus).
Al final de la jornada, duelen los pies, ¡pero bien vale la pena!

Como puedes apreciar en esta fotografía, la altura del autobús hop on & off es ideal para tomar fotografías, porque te permite capturar perspectivas de Londres que son muy interesantes.

Londres es una ciudad muy agitada, que lleva un ritmo acelerado de vida. En sus calles puedes apreciar hombres y mujeres que parecen tener prisa siempre, especialmente en la zona financiera.

El Big Ben ya necesitaba mantenimiento, de carácter urgente. De ahí que sus cuatro caras estén recibiendo todo tipo de cuidados, incluyendo el propio mecanismo interno del reloj. Serán varios los años para que el edificio quede nuevamente en perfecto estado. Mientras tanto, las autoridades han asegurado que intentarán dejar alguna parte de la torre a la vista de los turistas que visitan la ciudad y que desean conocer su icono más famoso.

Londres de las multitudes, las de calles como Oxford y Regent donde se encuentran los grandes almacenes y tiendas de especialidades. Es un paraíso del shopping no solo para los capitalinos sino para el mundo entero. Después de todo, Londres es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo.

Debes tener muy en cuenta que tu boleto de autobús turístico te puede dar acceso a un viaje sencillo sobre el río Támesis. Son ideales para conocer Londres desde una perspectiva muy diferente. El barco cuenta con cafetería, algunas mesas, cómodos asientos y servicios sanitarios. El recorrido es de aproximadamente 30 minutos.

Imagina navegar por el Támesis, pasando por los legendarios puentes que unen ambos lados de la ciudad. En esta fotografía se aprecia el famoso Shard, en tanto cruza uno de los típicos autobuses de doble piso. También se aprecian los turistas que cómodamente van recorriendo el serpenteo del río, admirando la arquitectura de la capital inglesa.

Los autobuses del tipo hop on and off ofrecen grabaciones en varios idiomas, de manera que conforme avanzan por la ciudad tú puedas escuchar los comentarios sobre los edificios por los que pasan.

El sector financiero está levantando edificios cada vez más impresionantes. En esta fotografía puedes apreciar cómo está cambiando el paisaje de la gran ciudad.

Uno de los edificios más impresionantes que se han levantado en la última década es el Shard, Es el más alto de Europa, con 87 pisos de oficinas, apartamentos, el hotel Shangri-La y un fabuloso mirador. Al recorrer Londres en el hop on & off, de pronto se asoma dramáticamente este puntiagudo icono entre edificios de otros tiempos.

Cada cruce por los puentes es una oportunidad para admirar ambos lados de la ciudad. A lo lejos se aprecia Tower Bridge, entre edificios de más reciente construcción.

Tower Bridge es un clásico de Londres. Construido en 1894, esta edificación supuso un progreso para la ciudad al permitir el paso entre ambos lados del río, en el sector oriental, en tanto que permitía el tránsito de los barcos hacia el puerto gracias a que se trata de un puente de dos levas que alcanzan un ángulo de 83 grados. Una maravilla de la ingeniería del siglo 19 y que hasta hoy funciona con el mecanismo original.

La Catedral de San Paul se encuentra en el punto más alto de la ciudad y es sede de la iglesia de Inglaterra. Es un hermoso edificio desde donde se le mire. Llama la atención su cúpula de 85 metros de alto, una de las más grandes del mundo.

Fotografías: Armando Dájer