Un nuevo teleférico que está asombrando a los turistas en Noruega es también el más vertical del mundo: el Loen Skylift.

ASCIENDE A MÁS DE MIL METROS de altura en cinco minutos hasta alcanzar la cima del Monte Hoven. Para lograrlo, el recién inaugurado sistema de ascenso se desplaza con uno de los cables con mayor pendiente del planeta y una vez que llega a lo alto, el imponente paisaje deja la boca abierta. Es casi como subir en un elevador totalmente transparente, con una capacidad total para 45 pasajeros.

Las vistas de lo fiordos son espectaculares, sea que lo admires desde una caminata por los senderos o disfrutando de las especialidades del restaurante-mirador.

La nueva atracción parte del poblado de Loen a 320 kilómetros al norte de Oslo, la capital, ofreciendo el servicio de traslado todo el año, con lo que puede admirarse la belleza de cada estación en esta zona del país escandinavo.

La vista desde lo alto es impresionante, en cualquier estación del año. Fotografía: Bård Basberg/Loen Skylift

Fotografía: Bård Basberg/Loen Skylift

Fotografía: David Bissig/Loen Skylift

Fotografía: Bård Basberg/Loen Skylift