Históricos o modernos, estos son verdaderos palacios de juguetes, en Nueva York y Londres. Son tan divertidos que deslumbran a los pequeños, y reviven la infancia de los mayores.

lego-batman-toy-soldierDe continuar por la Quinta Avenida hasta Rockefeller Center, llegarán a la tienda de LEGO más grande del mundo. Desde el 2010, ha edificado en su interior los emblemas neoyorkinos en pequeños bloques de colores: desde el edificio de Empire State hasta el mismo Rockefeller Center. Y es que aquí se ven construcciones de juguete en cada rincón de sus dos pisos amarillos, como grandes obras de arquitectura en un museo. De hecho, hay una sala central donde los niños pueden jugar por horas, mientras eligen de la pared Pick-a-Brick el bloque de color y tamaño que deseen. Y para los más pequeños está el Master Building Bar, un mezzanine con juegos en computadoras e instrucciones para armar los diseños, cual futuros proyectistas. Parece más un salón de juegos que una tienda, ¿cierto? Pero en realidad aquí podrán adquirir cuanta idea de Lego se les ocurra.

Toys R Us AL CAMINAR ENTRE EL ALBOROTO de Times Square, encontrarán otro palacio de Manhattan. Se trata de TOYS ´R´ US, y aunque tiene tiendas por todo Estados Unidos, justo ésta, sobre la calle de Broadway, es la más grande de todas las jugueterías de la cadena. En su colorido interior, una rueda de la fortuna da la bienvenida, para luego encontrarse con un enorme tiranosaurio rex, los bloques de Lego, los trenecitos y las figuras de acción. También se puede entrar a la casa de Barbie, tal como toda niña alguna vez imaginó. Entre universos interactivos y “fábricas” de joyería, ambulan personajes disfrazados para aconsejar a los clientes en las compras (y de Hamleyspaso, tomarse una fotografía).

LA JUGUETERÍA MÁS ANTIGUA Y GRANDE DEL MUNDO es HAMLEYS, en Londres. La matriz es un verdadero universo de siete pisos, en la icónica Regent Street de Piccadilly Circus. Dicen que desde su apertura en 1760, parecía un museo con tanta variedad de juguetes que había, y a pesar de que fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, logró mantenerse de pie y hoy día es un imperdible de los niños que visitan la capital inglesa. Aquí todos Hamleysjuegan, tengan la edad que tengan, incluso el personal del lugar. Uno de los favoritos es el osito de peluche Hamleys  en todos sus tamaños, y como buena tienda londinense, ofrece palacios de Buckingham en miniatura y presume una reina Isabel hecha con piezas de Lego a tamaño real. Además, ¿dónde si no aquí se encontraría toda la mercancía sobre el aprendiz de magia Harry Potter, el agente 007, el detective Sherlock Holmes y el grupo juvenil One Direction? Cabe Hamleydecir que esta juguetería cuenta con la Orden Real británica —lo que quiere decir que la familia real hace aquí sus compras. La tienda cuenta con sucursales en distintas partes del mundo y este año anunció que llegará a México.

TAMBIÉN EN LONDRES, sobre Oxford Street se encuentra la tienda DISNEY más grande de Europa. Muy cerca de Hyde Park, un castillo de ocho metros de altura con un reloj animado se aprecia a través de los cristales de la juguetería, y a ratos, se asoman disney storeprincesas, mientras Campanita vuela por los alrededores. Todos los días, un niño es escogido al azar para abrir la tienda con una llave gigante y personajes como Mickey y el pato Donald hacen de guardias. Y esto es únicamente la entrada a un mundo interactivo de árboles animados, caricaturas en las paredes y música encantada, donde al pasar la mano por el Espejo Mágico de Princesa, verán aparecer cuentos como Cenicienta, La Bella Durmiente o Blanca nieves. Sin duda es un almacén con todo el color y brillo de los parques Disney, con montones de Disney storejuguetes, disfraces y sorpresas.

Más allá de transportarnos a mundos de diversión, estas jugueterías gustan a pequeños, medianos y grandes porque en cualquier lugar y época, todos jugamos en algún momento.