No hay primavera sin jacarandas en México y especialmente en la emblemática alameda de la capital. Aquí algunas imágenes de este hermoso árbol que puntual a su cita embellece con su frondoso lila el centro de la Ciudad de México.

Entre las copas de otras especies se entreveran las jacarandas orgullosas de su vestimenta primaveral. Han esperado todo el año y se saben las más bellas de la temporada, causando admiración entre cuantos pasan bajo sus suaves pinceladas de lila. 

No hay estación más bella para caminar la Alameda, que la primavera. Los días de cielo azul han llegado y entre los troncos de este gran parque de México se dibujan los emblemáticos edificios envueltos en lila. 


Son relativamente pocos los días de este espectáculo; algo así como los fuegos pirotécnicos que nos emocionan y que quisiéramos que nunca se desvanecieran. Así, las jacarandas estallan en lila pero no pasan muchos días para que sus hojas comiencen a tapizar los suelos, espejándose con aquellas hermanas que aún se muestran frondosas en lo alto.

El majestuoso Palacio de Bellas Artes con su mármol blanco de Carrara se ve rivalizado por la belleza de las jacarandas a su alrededor. Al final, ambas se abrazan y matrimonian su belleza para regocijo de todos los paseantes. 

Caminar bajo el manto lila es un placer durante las primeras semanas de la primavera. Parecieran días de fiesta y a la vez de nostalgia por la inminente fugacidad de tanta belleza. 

Si viajas a la Ciudad de México durante la primavera, prepárate para ver este espectáculo que nos regala la naturaleza y que sabiamente supieron reconocer los arquitectos urbanos de uno de los parques más bellos del país. 

Fotografías: Armando Dájer