Durante siglos Machu Picchu estuvo escondida ante los ojos del mundo, los únicos que sabían de su existencia eran los habitantes de Cuzco y sus alrededores, y así como leyenda de un tesoro enterrado, también se hablaba de una ciudadela oculta que ni los mismos conquistadores españoles hallaron.

Machu Picchu, Peruvian Andes, Sacred Valley

La leyenda de la ciudad perdida de los incas siguió durante años, ningún forastero logró encontrarla hasta que en 1911 el historiador estadounidense Hiram Bingham se decidió explorar la zona.  Guiado por un niño, caminaron durante días por un terreno agreste y peligroso, hasta que por fin se abrió ante sus ojos una ciudad casi enterrada entre la maleza: Machu Picchu.

Así como a Bingham, la primera visión de Machu Picchu impresiona, las fotos tantas veces vistas no te preparan para el impacto que causa ver una gran ciudad perfectamente planeada, con palacios y templos construidos con gigantescas piedras talladas de ajuste perfecto, que encajan sin necesidad de mortero en un terreno abrupto.

Peru

4770Es evidente que fue una ciudad importante para el imperio inca, pero todavía no se sabe a ciencia cierta por qué se construyó y mucho menos la razón de su abandono.  Mucho se ha hablado de que servía como lugar de descanso del emperador y las grandes élites, pero también que pudo haber sido un centro político o quizás religioso dedicado al sol,  y hasta se dice que fue mausoleo de Pachacutec Inca Yupanqui, noveno gobernante del imperio incaico.

La tentación de dejarse llevar por esas historias es fácil, la ubicación de cada edificación es estratégica, sobresale el Templo del Sol en la parte más alta de la ciudadela, porque así se podía contemplar el cielo lo más cerca posible, y  los huecos del Templo de las Tres Ventanas indican la localización exacta de la salida del sol.

View of the sun temple of Machu Picchu

Bajando por unas escalinatas del Templo del Sol,  se encuentra la base que lo soporta y lo que parece ser una pequeña cueva en apariencia, pero se trata de  la Tumba Real, destinada para los cuerpos de los aristócratas incas y la del mismo rey. Aquí se aprecia el cuidadoso trabajo de grabados de simbología religiosa que hicieron por los muros de la cámara.

Parece que los incas cuidaban mucho a sus mujeres porque en el mismo conjunto arquitectónico vemos el palacio de la Ñusta (princesa) lugar donde se cree que se alojaban a las princesas 58926496vírgenes tras la llegada de los conquistadores españoles. Después de recorrer los espacios imaginando historias, llegamos a la Plaza Principal, centro de las festividades, tal como se hacen en Cuzco y también un buen lugar para tomar un respiro.

Justo antes de subir los 78 escalones que me llevaran a la parte más alta del Inhuatana o Intiwatana, me detengo para ver la gran cantidad de gente que se apresuran por llegar hasta la cima de esta edificación, donde se encuentra Llama at Machu Picchu, Peru.un  pequeño monolito que parece ser servía para amarrar al sol y donde dicen se siente una inexplicable energía; los
escucho comentar entre sí que hay que posar las manos o la frente en esta escultura para mayor efecto y que también hay que buscar la huella de algún extraterrestre que a veces se ve.

A mi alrededor caminan algunos turistas confundidos entre los ingenieros que tratan de buscar explicaciones lógicas a tan magníficas construcciones. Sin importar cuanta gente haya, los chamanes hacen sus rituales en las zonas sagradas y cuentan su propia historia, mientras que las llamas observan silenciosas. Tal vez, las únicas que conozcan la verdad de Machu Picchu.

Te interesará conocer más de este tema en PERÚ EN TRES TIEMPOS.

frases

85_-_Machu_Picchu_-_Juin_2009