La cadena mundial Hyatt, con más de 700 hoteles, ha decidido modificar el plazo para que sus huéspedes cancelen sus reservaciones sin cargo alguno. Es una tendencia que va a la alza entre las grandes cadenas hoteleras.

Hasta ahora habían permitido hasta 24 horas antes del día de entrada para no generar ningún cargo a la tarjeta de crédito con la cual se garantizaba la reservación. Pero a partir del 1 de enero, el cliente tendrá que avisar a más tardar 48 horas antes si no quiere ver cobros en su estado de cuenta.

Solamente aquellos clientes que pertenecen al programa de lealtad World of Hyatt Explorist y Globalist podrán continuar con la política de 24 horas antes.

Con este cambio, Hyatt se suma a Marriott y Hilton, cadenas estadounidenses que desde el 2015 decidieron restringir la posibilidad de cancelación sin cargos a 48 horas antes de la fecha de ingreso. Esta tendencia se observa en Estados Unidos y Europa donde la ventana de tiempo para cancelar está aumentando incluso hasta 72 horas antes de la llegada del huésped.

Quizás los más severos hasta el momento son los hoteles Ritz-Carlton, donde una reservación puede requerir hasta 14 días antes de la llegada para evitar cargo alguno, tal como es el caso de su propiedad en Cancún.

De acuerdo con los hoteleros, este cambio de política les permite ser más eficiente en la administración de habitaciones y los ascensos según sus programas de afiliación y lealtad. Buscan también minimizar las cancelaciones de último minuto gracias a las facilidades que ofrecen los sistemas de reserva en línea.