PARA TENER IDEA de la categoría de un hotel en cualquier parte del mundo existe el conocido sistema de estrellas (1 a 5), que no obstante puede ser algo engañoso. Por ejemplo, un 4 estrellas en Europa podría equivaler a uno de 3 en México. Esto sucede porque en cada país y región las autoridades difieren en su sistema de evaluación.

A GRANDES RASGOS te puedo decir que la hotelería de Europa, Medio Oriente y Sudamérica llevan una estrella de más a lo que estamos acostumbrados en México, Estados Unidos y Canadá.

Una excepción son las cadenas hoteleras con presencia mundial, ya que mantienen sus mismos estándares donde quiera que se encuentren. Algo similar sucede con hoteles de gran lujo (aquellos que superan las cinco estrellas) porque esta categoría es entendida de la misma manera en cualquier continente.

Al seleccionar tu alojamiento debo advertirte que los sitios web de los hoteles pueden ser confusos y hasta engañosos, con fotografías o información (”cerca del centro”) que no corresponde a la realidad. Por eso, lo ideal es consultar con tu agente para que te oriente y reserves con toda confianza.