Aventurarse en las Islas Galápagos tendrá en el 2016 una nueva dimensión a bordo del yate MV ORIGIN, para aquellos que buscan disfrutar con mucho estilo de este paraíso natural.

Da la impresión que el tiempo se detuvo en las 19 islas ecuatorianas de Galápagos en el Océano Pacífico. A casi mil kilómetros de tierra continental, este archipiélago es sin duda uno de los puntos naturales más sorprendentes del planeta –no por nada, inspiró a Charles Darwin en sus teorías de la evolución. Y ahora, sus paisajes, exóticos animales e inmensa tranquilidad, podrán ser explorados al paso del MV ORIGIN, un exclusivo yate que estrena recorridos en enero del 2016.

¿Por qué exclusivo? De entrada, el barco es solo para 20 pasajeros en 10 habitaciones con vistas panorámicas. Su diseño es sofisticado y moderno, y presume un servicio del más alto nivel. Esto se traduce en un conserje disponible las 24 horas del día, y continuas excursiones privadas y con guías expertos en la naturaleza, para contemplar aves, reptiles, plantas y volcanes de las islas. También, ofrece comidas gourmet que incluyen platillos internacionales, ecuatorianos y peruanos, que pueden servirse al interior del yate o bajo un cielo de estrellas.

Sally Lightfoot CrabEn un jacuzzi en plena cubierta y en las áreas para barbecue, se puede disfrutar del aire libre y las siempre sorprendentes vistas. No faltan las actividades deportivas en el gimnasio cerrado, o bajo el sol con los kayaks, las tablas de paddle y el equipo de snorkeling – mucho vale la pena sumergirse a observar los arrecifes de coral, tortugas marinas y hasta pingüinos.

Una vez en Galápagos, el yate partirá cada semana por siete días desde Puerto Baquerizo Moreno, San Cristóbal, en dos rutas distintas: una hacia el sureste y otra en dirección noroeste.

La primera se dirige hacia el sureste, pasa por lugares como Cerro Brujo, una pacífica playa de corales blancos, y Punta Suarez, donde se desembarca entre leones marinos y el curioso caminar de los bobos de patas azules, con el canto de los ruiseñores de fondo. Otra parada son las tierras altas de Santa Cruz, para visitar algunas reservas y centros de crianza, después de pasar por las siete zonas de vegetación que hay en Galápagos. Uno de los destinos finales es la despejada y joven isla de paisajes lunares, Bartolomé, incluida la gran roca erosionada en forma de pico, conocida como Pinnacle Rock.

the galapagos islands

La otra ruta es hacia el noroeste, para ser recibidos por halcones en Darwin Bay e introducirse en sus bosques de cactus y sus tupidos manglares, cual cuevas hechas de miles de troncos en el agua. También, pasa por uno de los lugares más inmaculados de Galápagos, Punta Espinoza en Fernandina, donde algunos derrames de lava corren alrededor de esta costa, hogar de la colonia más grande de iguanas. Igualmente, visita Santa Cruz una vez de regreso.

A todo esto, era de esperarse también un exclusivo precio, que comienza en 6,300 dólares la semana por habitación, incluidas todas las comidas, bebidas, excursiones, y fiestas de bienvenida y despedida.

Una tercera opción será recorrer la dos rutas en el transcurso de dos semanas. Pero sea como sea, el navegante de este yate seguramente quedará maravillado por las tortugas gigantes, las iguanas marinas, los pingüinos y los asentamientos de ballenas y delfines; más aún, las playas desiertas, las formaciones volcánicas y la frondosa vegetación de Galápagos –con mucho estilo.

Island in the Galapagos Islands in Ecuador