CADA AMANECER, costas, montañas y selvas del Perú sonríen con verdísimos valles, flores de formas sorpresivas, y helechos de eterna cauda cubiertos de rocío. En este rincón de la Tierra, no hay que buscar la belleza: ¡ella gustosa sale a tu encuentro!

   

Fotografías: Armando Dájer 
Agradecimientos: Julia Tours / LATAM