Con la elegancia que caracteriza a la Belle Époque y los años veinte, el tren Venice Simplon-Orient Express se conduce por el corazón de Europa, y ofrece al pasajero una experiencia cargada de historia.

Durante la época dorada de los viajes en los años veinte, los aristócratas europeos y millonarios se reunían en la estación Gare de l’Est de París, portando extravagantes sombreros, abrigos, collares de perlas, y maletas cuadradas de piel; luego, despedían a familiares y amigos para partir hacia el oriente, a bordo de uno de los trenes más lujosos del mundo: el Express d’Orient.

Este tren tuvo sus inicios a finales del siglo 19, cuando comunicaba París con Constantinopla – hoy Estambul, Turquía –, dos veces por semana, pasando por Múnich, Alemania; Viena, Austria, y Budapest, Hungría, entre otras. En su máximo auge, tras la Primera Guerra Mundial, llegó a contar con tres servicios que atravesaban Europa por distintas rutas. Y tal cual se tomaron los vagones que corrieron en aquel entonces, y se restauraron para poder ofrecer hoy la experiencia de viajar como si fuera otra época.

Imagina estar al interior de un tren de madera tallada, muebles vintage y vagones alfombrados; viajar entre paisajes montañosos, mientras un personal vestido cual mozo de castillo real te ofrece unas bebidas; y disfrutar de langostas y champaña en vajillas de diseño antiguo. La decoración Art Déco matiza sus vagones, como la luz tenue de sus coquetas lamparillas.

Al caminar en sus vagones, revivirás un tiempo en el que todos los grandes alguna vez pusieron pie en el tren: por mencionar algunos, Marlene Dietrich, León Tolstoi, Mata Hari y Thomas Edward Lawrence (conocido como Lawrence de Arabia).

El ahora conocido como Venice Simplon-Orient Express, se desplaza de Londres a París, en el transcurso de un día. Otra ruta clásica corre de Londres a Venecia (o viceversa) en una o cinco noches. Y una de las más largas revive, una vez al año, el viaje inaugural de 1883, de París a Estambul, en el transcurso de cinco noches, pasando por Budapest, Hungría, y Bucarest, Rumania. Son rutas de lujo cuyos precios inician a partir de los mil dólares.

Eso sí, la atención a los detalles no falta en este tren que cuenta con opciones de cabina para dos personas, o suite (dos cabinas conectadas entre sí), para pasar la noche. Asimismo, dispone de un bar en el corazón del tren, y tres vagones de restaurante: el Côte d’Azur, el Etoile du Nord y L’Oriental; todos con menú y decoración distinta. El Venice Simplon-Orient Express forma parte de la colección Belmond, que actualmente opera cerca de 42 hoteles, trenes y cruceros de alto nivel alrededor del mundo.

Si te animas a viajar en él, ten la seguridad que viajarás en el tiempo; ya sólo falta cambiar tu vestimenta.

VSOE-EXT-SCE-01