Agustín, arquitecto de la nueva generación de talentos de Guadalajara y autor de La Ruta Sierra del Tigre (de la colección Rutas Culturales de Jalisco) nos comparte en entrevista un tesoro heredado de sus abuelos: el gusto por la cultura y los viajes.

image4Su abuela paterna, doña Cuca Mariscal, le transmitió la inquietud de recorrer el mundo al relatarle sus propias experiencias. Ella fue una incansable viajera hasta que tuvo 90 años de edad: “Me hacía mucha ilusión ir a visitarla cuando llegaba de sus viajes; siempre me contaba sobre los lugares que había visto, lo que había comido y lo que había hecho. Me emocionaba escucharla. Por otro lado, mi abuelo materno, don Rafael Urzúa, era arquitecto y tenía una gran cantidad de libros de ciudades del mundo; me entusiasmaba juntar las dos cosas: aprendía sobre arquitectura y los aspectos culturales que me contaba mi abuela”.

Las primeras impresiones y su visión de arquitecto

image5“Fui a Europa por primera vez cuando tenía 14 años con un grupo de la escuela; visitamos Madrid y Roma, ciudades que me impresionaron mucho. Veía cómo las banquetas y hasta los árboles eran completamente diferentes. Ahora he descubierto que lo que va haciendo a las ciudades son esas peculiaridades de cada población y país, la forma de pensar y la cultura de la gente.

“Estudié arquitectura, doy clases en la universidad y organizo viajes para los alumnos porque la experiencia es bien redonda; conoces la forma como piensa la gente y sus relaciones entre sí, ves sus ciudades, caminas sus calles, las cosas que comen, los espectáculos que hay… eso dice mucho. Cuando viajo siempre busco la cartelera de teatro y de música, sobre todo la clásica”.

Ciudades que le han dejado huella

“Sería muy injusto decir que me gusta más alguna ciudad que otra, porque incluso hasta paseando en la mía me asombro. En diciembre fuimos a La Habana y me emocionó todo: la música que hay en el aire y la riqueza que hubo y que sigue habiendo… creo que es cosa de la gente. La Habana me impresionó tanto que todavía no maduro la experiencia para poder decirlo con palabras.

image2.PNG“Otras ciudades que me gustan son Chicago y Nueva York, ésta última más por su energía que por sus edificios, porque en ese aspecto es más bonito Chicago y más refinado en el arte. Nueva York es toda energía y potencia, hay mucho y de todo. Si vas en el metro puedes escuchar un montón de idiomas en un trayecto de 20 minutos. Otra cosa es ver cómo se visten y se relacionan.

De Europa, Lisboa me gusta; se encuentra sobre siete colinas igual que Roma, pero la diferencia es que Lisboa está muy extendida y toda la ciudad mira al río. Me impactó ver los callejones, el piso y las cosas que hay cuando caminas por la calle, hasta el ruido que hace el viento al pasar por los edificios”.

México, tanto qué ver

“El D.F. me gusta por todo lo que tiene al ser una capital, pero la ciudad de Oaxaca y San Cristóbal de las Casas tienen los suyo. El año pasado fuimos a Yucatán; de hecho toda la península tiene uno tanto que ver: hay una mezcla de todo, desde áreas naturales como los cenotes hasta las intervenciones del hombre como las zonas arqueológicas y las haciendas henequeneras y, por supuesto, la comida es deliciosa.

image1.PNGCuando fui a Veracruz me llamaban la atención unas ventanitas; quería tratar de entenderlas y por qué las casas eran bajitas. Me acuerdo sobre todo de los pueblitos cafetaleros como Coatepec y  Xico,  con techos bajitos y las puertas con unas ventanitas muy peculiares, siempre en portales. Al fin vi que como a las cinco o seis de la tarde, cuando baja el sol, toda la gente se pone en esos portales y platica con los que están dentro de sus casas, asomados por las ventanitas, con los brazos apoyados ahí.  Es una costumbre que ha cambiado la forma en cómo vive la gente y por lo tanto la forma de las casas. Veracruz es muy bonito y se come bueno”.

Cuanto más conoces, más te falta

image6“Conocí Argentina y como que lo pones en tu check list. Fui a Buenos Aires, Bariloche y San Martín de los Andes, que es la parte más turística, pero me falta Calafate, Iguazú, Mendoza, Salta, Jujuy…  la lista se va haciendo muy larga”.

“Hay lugares que me hace mucha ilusión visitar, como Sevilla, Córdoba y Granada, en el sur de España. También quiero hacer el Camino a Santiago de Compostela que parte desde Roncesvalles para después ir a Oporto. También quiero ir a Kioto y de Europa del Este me gustaría empezar por Berlín y terminar en Bucarest. Todavía me falta

“LO QUE NOS PASA A MUCHOS VIAJEROS ES QUE CUANTO MAS CONOCES,