SI QUIERES ALGO DIFERENTE a los “neighborhood restaurants” como Chili’s, Applebees o TGI, prueba Beatrix en Chicago.

En cualquiera de sus tres ubicaciones, Beatrix no falla a nadie ni a cualquier hora. Además, quedan en el paso de cualquier recorrido turístico que hagas por la Ciudad de los Vientos.

Hay menú para desayunar, comer, cenar o botanear y auque no es enorme, su variedad de platillos es la suficiente para dar gusto a todos, con recetas creativas, llenadoras y de buen sabor. Por ejemplo, el salmón glaseado de chile y chocolate o codillo de puerco bañado en bourbon son especialidades originales que gustan mucho.

También puedes comprar para llevar café y hojaldres recién horneados o incluso adquirir alimentos grab-n-go (sopas, platillos calientes, sandwiches, ensaladas y postres).

Sus precios no son una ganga, pero en relación a su calidad lo valen. Todas sus sucursales están siempre abarrotadas porque es uno de los lugares consentidos de los propios chicagüenses, aunque también más de un turista ya lo ha descubierto. Así que para evitarte largas esperas, te recomiendo hacer reservación.

tagged in Beatrix, Chicago