La aerolínea árabe ha anunciado que iniciará vuelos a Barcelona y Dubái hacia el segundo semestre de 2018.

Desde que Aeroméxico dejó de volar directo de Ciudad de México a Barcelona (via Monterrey) en 2012, muchas compañías aéreas han considerado retomar esta ruta, pero no es hasta este año que se materializará de una manera muy singular: a través de Emirates, en vuelo desde Dubái, sede de la aerolínea.

El trayecto estaría operando bajo la quinta libertad en la cual los pasajeros y mercancías pueden ser transportados entre México y Barcelona, sin necesariamente continuar a Dubái. En sentido opuesto, los pasajeros de Dubái pueden llegar hasta Barcelona, sin la obligación de continuar a México. Además, los clientes de Barcelona pueden abordar hacia México o Dubái. Actualmente, Emirates opera dos vuelos diarios en Airbus 380 entre la ciudad española y la capital del emirato.

Se considera que el vuelo a México comenzaría en la segunda mitad del año y se desconoce si sería como extensión de alguno de las dos frecuencias actuales entre Dubái y Barcelona o si se sumaría una tercera a esta ruta. Aunque no se han dado detalles del equipo a utilizar, se especula que sería el Airbus 380 de doble piso, con lo que Ciudad de México estaría recibiendo diariamente un segundo  avión de este tipo, además del que opera Air France a París. Sin embargo, tampoco se descarta que realice el vuelo en avión Boeing 777.

Dada la altura de la Ciudad de México, hasta ahora no hay avión capaz de soportar el reto de volar directamente hasta Dubái, por lo que Emirates se ve obligada a recurrir a la quinta libertad. De hecho, hace dos años, en 2016, la compañía ya había contemplado la ruta Dubái-Zurich-Ciudad de México, pero finalmente ha anunciado que lo haría  a través de una ciudad más rentable para enlazar pasajeros mexicanos con Europa y/o Asia.

En la región latinoamericana, México es el segundo socio comercial más importante de Dubái con un intercambio superior a los $700 milllones de dólares, en bienes distintos al petróleo.

Emirates llega a Sao Paulo, Río de Janeiro y Buenos Aires, además de que en verano próximo sumará Santiago de Chile a su red en América Latina. Cabe recordar que tuvo en proyecto la ciudad de Panamá pero finalmente no se materializó y hasta el momento no se ha dado a conocer otra fecha tentativa para el inicio de operaciones.