Dulce, salado, amargo y agrio, así es la comida tailandesa cuyos sabores sorprende y agrada a cualquiera… tanto que visitar Tailandia no solo es una experiencia cultural sino también gastronómica.

HAY ALGO en la combinación de carnes, verduras y hierbas con arroz o sopas con fideos, que en Tailandia adoptan un sabor delicioso. De estas complejas mezclas surgen múltiples platillos que pueden ser tan picantes o dulces como uno lo desee, gracias a los aderezos que siempre están a mano del comensal: pimienta crujiente de chile (Prik Pon), sal de pescado (Nam Pia), vinagre agridulce con pimienta y hasta azúcar. Si bien suena exótico, créeme que cuando los pruebes en tu platillo te sabrán a gloria.

Todo empieza en el wok
Algo que hace tan rica la experiencia al paladar es que los ingredientes se sofríen en un sarten de tipo wok a muy alta temperatura y con aceite de soya y salsa de pescado (Nam Phrik) o bien salsa de ostra (Namman Joy).
Además, independientemente de lo que pidas, siempre se ofrece el arroz jazmín, de grano largo y aroma dulce, con tenue olor al de nueces asadas.

Fotolia_91461490_Subscription_Monthly_MEl rey de los platillos
Dentro de las múltiples recetas, la más popular (y consentida dentro y fuera de Tailandia) es el Pad Thai (fotografía superior), unos fideos de arroz con cacahuetes molidos, camarón seco (o bien, tofu, carne de cerdo, o pollo picado), rábano macerado, huevo, germinado de soya, cebollines y ajo, en salsa de pescado y azúcar moscabado, todo servido con una rodaja de lima.
Se puede decir que es tan popular como los tacos en México, y lo encuentras en todas partes de Tailandia, sea en un restaurante formal o en los miles de puestos de mercado o callejeros, donde por cierto puede saber mucho mejor y costar muy barato. De hecho, Bangkok, se considera la capital mundial de la comida callejera, tanto por la cantidad de vendedores como por la calidad de la misma.

No todo es Pad Thai
Entre otros platillos te puedo recomendar la sopa picante de camarón (Tom Yum Goong), la ensalada de papaya verde (Som Tam), la sopa de pollo en crema de coco (Thom Kha Kai) y una de mis favoritas, el salteado de pollo con nueces de la India (Kai Med Ma Muang). ¡También están los postres! En particular te recomiendo los envueltos de arroz horneado en leche de coco y azúcar.
Así que ya sabes, si viajas a Tailandia próximamente, tendrás que darte el tiempo para la degustación. Ten por seguro que una vez que pruebes renunciarás voluntariamente a cualquier dieta.

thai food