Un nuevo pretexto para visitar Puebla (como si faltaran) es el recién inaugurado Museo Regional de Cholula, cuyo diseño fue encargado al despacho italiano Belli Group y reúne piezas de gran interés porque desvelan la historia de tan importante lugar.

A las faldas de de la Gran Pirámide, en el edificio centenario que ocupara el Hospital Psiquiátrico de Nuestra Señora de Guadalupe, abrió sus puertas el Museo Regional de Cholula, en Puebla; un espacio dedicado a mostrar al visitante lo mismo la evolución geológica del valle, que su desarrollo cultural en época prehispánica, contando para ello con un valioso acervo arqueológico resultado de excavaciones emprendidas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El nuevo espacio museístico cuenta con ocho salas que adentran al visitante al pasado, antes de visitar la zona arqueológica de Cholula.

El recorrido inicia en la Sala Valle de Volcanes. En él se puede apreciar la grandeza de la Gran Pirámide de Cholula, del Tlachihualtépetl (“Cerro hecho a mano”, en náhuatl), el monumento más grande del mundo después de la Muralla China, cuyo volumen es de 400 metros por lado y 65 metros de altura (la Pirámide del Sol en Teotihuacan cabría dos veces en su base, y la egipcia de Keops cuatro veces).

Asimismo la Sala Tollan-Cholollan. El Resurgimiento permite al visitante comprender mejor el desarrollo de más de tres mil años (que comenzó en 1,000 a.C.) de la ciudad de Cholula con la exhibición de 394 piezas cerámica, lítica, concha y otros materiales. Son el resultado de 40 años de excavación e investigaciones entre 1931 y 1971. y se apoya en mapas dibujos e interactivos.

La relación de los habitantes del Valle de Cholula con los que han sido sus guardianes ancestrales: el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl se aborda en la Sala Tlachihualtépetl. Las erupciones de este último provocaron una disminución considerable de su población en época prehispánica, incluso al grado de sopesar el abandono de la urbe. No obstante, los cholultecas se han mantenido en su lugar, tanto así que se cree que Cholula es la ciudad viva más antigua de América.

La Gran Pirámide, estrella del Museo

La Pirámide está cimentada, de acuerdo con el arqueólogo Eduardo Merlo, sobre un manantial que se consideraba sagrado y estaba vinculado a Chiconahui Quiáhuitl (“Nueve lluvia”), deidad presente hasta el final de su edificación, ya que a fines del siglo VII e inicios del VIII, Cholula fue invadida por gente del sur (de Oaxaca, Veracruz y Guerrero): los olmecasxicalancas. Eventualmente la Pirámide fue abandonada hacia estas fechas y los olmecas-xicalancas asentaron otra pirámide en San Pedro Cholula, la cual estuvo dedicada a Quetzalcóatl, en su advocación a Yacatecuhtli, el dios de los comerciantes.

En la Sala Tollan-Cholollan se explica que el tianguis de Cholula era tan grande que competía con los de Tepeaca, Xicalanco y Tlatelolco. A partir de ese momento, Cholula no experimentó decadencia sino conquista. En el siglo 12 se asentaron los toltecas huyendo de Tula, “por eso la ciudad se va a llamar Cholula, que quiere decir ‘Lugar de los que huyeron’: Cholollan. Los cholultecas admitieron a los toltecas como esclavos y al cabo de 15 años dieron golpe de Estado y se apoderaron de la ciudad.

El tren que te lleva 

El Museo Regional de Cholula forma parte de un proyecto que incluye el Tren Turístico que traslada al sitio desde el Museo del Ferrocarril, en la ciudad de Puebla. En febrero y marzo 2017 el servicio será gratuito.

De lunes a viernes saldrá de la estación de Puebla en los horarios de 7:00, 8:30 y 16:50 horas, con regreso de Cholula a las 7:45, 12:20 y 17:40 horas. Los sábados y domingos habrá ocho viajes: De Puebla saldrá a las 7:00, 8:40, 15:20 y 17 horas, en tanto que de Cholula saldrá a las 7:50, 9:30, 16:10 y 17:50 horas.