La capital argentina ha tenido sus momentos de penas y glorias, pero lo que nunca ha faltado es la intensidad con la que los porteños viven la ciudad más europea de América Latina.

CUANDO CAMINAS por calles de dieciséis carriles no hay duda que estás en una gran ciudad como Buenos Aires. Su vía 9 de Julio, de hecho, es la más ancha del mundo (140 metros); por ella corren ríos de automóviles que en su trayecto abrazan al famoso Obelisco de 71 metros de altura, construido en 1936, en ocasión de los 400 años de la fundación de la capital argentina.

Obelisco Avenida 9 de Julio Buenos Aires

Sobre esta importante arteria se encuentra el majestuoso Teatro Colón que desde 1908 puso al país en la escena mundial con figuras que van desde Nureyev hasta Pavarotti. Su sala principal es de las más grandes y su acústica es considerada como de las mejores del mundo.

Teatro Colon Buenos Aires Argentina

De nuevo en la calle, la humedad proveniente del Río de la Plata es bálsamo del anochecer en la 9 de Julio donde el bullicio de acento rioplatense se entremezcla con los faros y los anuncios espectaculares que parpadean a la altura de Corrientes, la avenida del Broadway bonaerense, con una amplia oferta de teatros, cines, librerías, bares y restaurantes que mantienen vigente el lema de esta vía: “la calle que nunca duerme”. Justo aquí se inspiró Umberto Eco para escribir su famosa novela El nombre de la rosa, aquí cantaba Carlos Gardel y por sus calles han caminado Federico García Lorca y todo visitante ávido de diversión y cultura. En pocas palabras, esta avenida es parada obligada.

Avenida Corrientes Buenos Aires Argentina

Entre el mito y la realidad

La cultura, el tango, el futbol y ¡ya no digamos la política!.. todas se viven con pasión porque el bonaerense lleva el orgullo en la sangre y su carácter puede resultar intimidante para el latinoamericano acostumbrado a la personalidad campechana que caracteriza a otros pueblos hispanoparlantes. Ya bromeaba el Papa Francisco sobre el ego de sus paisanos porteños: “Siendo argentino esperaban que me llamase Jesús II”.

Buenos Aires tiene fachada europea con alma latinoamericana. La fisonomía de los emigrados, el trazo de sus avenidas o la arquitectura afrancesada dan la sensación de encontrarse en algún país del Viejo Continente, pero basta apreciar con mayor detenimiento a la ciudad para descubrir la hermandad latina.

La pasión nace desde el corazón

En el centro de la ciudad, la Casa Rosada alberga la sede del poder ejecutivo y desde su balcón principal se han vivido históricos momentos como cuando Eva Perón (Evita) pronunció un discurso que décadas después inspiraría a Andrew Lloyd Webber y su Don’t cry for me Argentina. Actualmente puedes visitar el suntuoso interior del edificio previa reservación en Internet, algo que vale mucho la pena.

Casa Rosada Buenos Aires

Frente a la Casa Rosada está otro icono histórico: la Plaza de Mayo, testigo de las penas y glorias del país, donde igual los hinchas se reúnen para celebrar el triunfo del River Plate o Boca Juniors (ambos, equipos de fútbol orgullo de la ciudad), que las Mujeres de la Plaza de Mayo, quienes cada jueves mantienen vigente su protesta para exigir información sobre el paradero de los hijos desaparecidos desde los años de la dictadura militar.

No muy lejos de ahí está la Catedral Metropolitana, donde por más de dos décadas ofició misa el ahora Papa Francisco. Actualmente se pueden apreciar objetos personales y litúrgicos que utilizó en su ministerio como Arzobispo antes de ser máximo jerarca de la Iglesia Católica. Si algo te llamará la atención es que su fachada se parece más a un templo griego que a una clásica iglesia católica, pero una vez dentro, el espacio es sobrecogedor, con 14 pinturas del Vía Crucis del italiano Francesco Domenighini.

Cafe Tortoni Buenos Aires ArgentinaTambién cerca de ahí se encuentra el legendario café Tortoni, que desde fines del siglo 19 ha sido frecuentado por artistas y escritores como Jorge Luis Borges y Julio Cortázar. Toma por lo menos un café para remontarte en el tiempo y de ahí puedes caminar para admirar la arquitectura del imponente Palacio del Congreso Nacional, cuya cúpula alcanza los 80 metros de altura y es uno de los más grandes del mundo. También está el Palacio Barolo, el primero hecho de concreto, terminado en 1923 bajo un diseño inspirado en la Divina Comedia y cuya cima cuenta con un faro que proyecta un haz de luz. Curiosamente tiene un hermano gemelo en la plaza principal de Montevideo, Uruguay.

Cementerio La Recoleta Buenos Aires Argentina

Recoleta

La ciudad es un rompecabezas de 48 barrios, cada uno con un toque y vocación distintos. Recoleta, por ejemplo, es el más elegante ya que fue ocupado desde el siglo 19 por las familias más ricas de la ciudad cuando el cólera y la fiebre amarilla aquejaban al sur, donde inicialmente estaban asentados. Hoy día, la zona se caracteriza por su ambiente aristocrático de residencias y palacios. Destaca aquí el Cementerio de la Recoleta cuyos mausoleos, bóvedas y estatuas son tan bellos que diariamente atraen a numerosos turistas, ávidos de ver, entre otras, la tumba de Evita. Más de 90 bóvedas son Monumento Histórico Nacional.

Recoleta también cuenta con numerosas áreas verdes, marco perfecto para la flor gigante de metal Floralis Genérica, de imponentes 20 metros de altura y 18 toneladas de peso. Lo impresionante de esta escultura es que sus pétalos de acero inoxidable asemejan los movimientos de una flor, abriendo y cerrando según sea el amanecer o anochecer. Otro favorito del barrio es la librería Ateneo Grand Splendid, considerada la segunda más bella del mundo, teniendo como espacio un antiguo teatro convertido en comercio.

Floralis Generica Recoleta Buenos Aires

En la misma zona se encuentra el Museo Nacional de Bellas Artes, con el acervo más importante de obras argentinas además de pinturas de Goya, Rodin, Rubens, Renoir, Degas, Cézanne, Chagall, El Greco y Picasso.

Para conocer el lado moderno de Buenos Aires hay que recorrer Puerto Madero, un exclusivo centro residencial, gastronómico y de negocios de la ciudad, que se caracteriza por el Puente de la Mujer, cuya figura es la abstracción de una pareja bailando tango. De aquí puedes tomar ferries a Montevideo y otros puntos de Uruguay.

Puerto Madero Puente de la Mujer Buenos Aires Argentina

Al sur de la ciudad, con un sabor muy diferente está el barrio de La Boca y su Caminito, un paseo con obras artísticas a lo largo de 150 metros, entre humildes viviendas donde habitaban los emigrantes genoveses, hoy con fachadas de colores vibrantes y un ambiente festivo. Para lo antiguo y tradicional la recomendación es San Telmo, una céntrica zona con gran parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad, calles empedradas, anticuarios y tanguerías.

El Caminio La Boca Buenos Aires Argentina

Tangos, milongas y fútbol

Además del fútbol, otra de las grandes pasiones de la ciudad es el tango, nacido en el Río de la Plata en el siglo 19, tras una fusión de culturas africana, gaucha y europea, al son del bandoneón, originalmente importado de Alemania.
Para admirar el baile existen numerosas casas de tango con opción a cena de tres tiempos, entre ellas Esquina Carlos Gardel, Café de los Angelitos y Rojo Tango. Si prefieres algo más alegre, rústico y de pasos rápidos, está la milonga, precursora del tango (curiosamente también se llama “milonga” a los lugares para bailar tango).

Pareja de tango Buenos Aires

Para los amantes del futbol, Buenos Aires es un paraíso con los estadios del Club River Plate y Boca Juniors, considerado como “la experiencia deportiva más intensa del mundo” y “el número uno entre los 50 espectáculos deportivos que hay que ver antes de morir”, según la prensa británica.

Cada día debe ir acompañado de la gastronomía argentina, donde los cortes de res son excelentes y las fusiones de sabores locales con europeos y asiáticos son una aventura. Recoleta, Puerto Madero y sobre todo Palermo son los barrios con la mejor oferta de restaurantes y bares.

En cuanto a las compras recuerda que la especialidad de Buenos Aires es la piel y puedes encontrar accesorios de muy buena calidad y exquisito diseño. También existen diseñadores locales con propuestas muy interesantes en ropa y artículos de decoración.

Como ves, Buenos Aires es para recorrerla a gusto , dejarte sorprender y descubrir tantas experiencias que solo una cosa tendrás en la cabeza al final de tu viaje… ¡volver!

Obelisco Avenida 9 de Julio Buenos Aires Argentina

play icono Recorrido por Buenos Aires