Al viajar con la familia, creemos que regresar al mismo destino es garantía de diversión. Incluso repetimos el hotel, restaurantes y atracciones. No está mal, pero existen tantos destinos de los que tenemos una percepción equivocada y los descartamos sin imaginar todo lo que estamos perdiendo.

La “Tierra Grande” tiene mucho para todas las edades y es totalmente diferente a cualquier otro destino del mundo, así que: ¿Por qué no disfrutar un Crucero por Alaska? Algunos todavía creen que son sólo para viejitos, que es un viaje aburrido, donde los menores no tienen nada que hacer y lo único que hay es nieve. Pero en realidad este hermoso Estado, el más grande de los Estados Unidos, tiene un clima muy variado. Te sorprenderá su cálido verano con temperaturas de hasta 38°C, largos días de hasta 22 horas, que te permiten gozar al máximo de paseos y atracciones. O también puedes disfrutar del frío invierno con noches muy largas, perfectas para admirar el espectáculo único de la “aurora boreal”.

La llamada “última frontera” es una fascinante mezcla de culturas: nativa, europea, asiática y claro la forma de vida Americana, presente en ciudades y pueblitos llenos de encanto. Decidimos hacer nuestro viaje y te confieso ha sido uno de los mejores. Y es que Alaska también es para niños, que aprenden en divertidas excursiones, observando ballenas, focas, águilas, osos, paseando en trineo de perros, viviendo la experiencia insuperable de conocer osos polares en su remoto hábitat, todo esto lo disfrutan tanto adolescentes como adultos que se divierten como niños.

Alaska en Crucero es sumamente cómodo, pues te permite conocer varios destinos sin volar entre ciudades, manejar por horas o batallar con equipaje y esto es genial al viajar con menores. Tiene también todos los alimentos incluidos por lo que tu presupuesto estará muy controlado. Cerca del 40% de los visitantes arriban por Crucero.

Nuestra travesía de 8 días, enganchó a mis hijos desde el primer minuto, pues disfrutaron al máximo las divertidas actividades a bordo, donde hicieron amigos de varias nacionalidades y edades. Además gozaron las excursiones a tierra, sorprendiéndose con este destino también llamado la “Tierra Grande”, que combina descanso, convivencia y diversión.

Saliendo de puertos como Vancouver, la mayoría de Navieras visita lo más relevante como Juneau, Skagway y Ketchikan. En Juneau capital del Estado, visitamos el glaciar Mendenhall y la cascada Nugget, tan sólo a 13 Km. del centro de la ciudad, donde sentimos la tremenda fuerza de la naturaleza, una experiencia realmente impresionante.

Desde Skagway disfrutamos del recorrido de 3 horas en tren panorámico a la frontera con Canadá, paseando a lo largo de montañas, lagos, glaciares y acantilados. Allí gozamos también un paseo en trineo de perros Husky, entre hermosos paisajes y la risa interminable de los niños, un recuerdo perdurable.

Paseamos en Ketchitkan por callejuelas típicas colmadas de boutiques, deliciosa gastronomía y artesanías. Allí vivimos un divertido espectáculo de leñadores locales enfrentando a sus competidores Canadienses, lanzando hachas, corriendo encima de troncos sobre el agua, aserrando y trepando árboles, un show lleno de diversión y felicidad imborrable.

Alaska tiene más de la mitad de glaciares del mundo (cerca de 55 mil), 50 mil Km. de costa, 3 millones de lagos, 3 mil ríos, 1,800 islas, tiene 17 de los 20 picos más altos de Estados Unidos, incluyendo Mt. McKinley la cima más alta de Norteamérica.

Te invito a elegir siempre un destino diferente para vivir otras experiencias. Rompan la rutina, amplíen horizontes y la recompensa será enorme.