Cada año, existe un día en la Ciudad de México, que su aeropuerto detiene todos los vuelos de pasajeros. ¿Sabes por qué?

El 16 de septiembre, siendo día de celebraciones por la independencia del país, el cielo de la capital mexicana se convierte en un escenario de espectaculares maniobras de la Fuerza Aérea Mexicana; específicamente sobre el zócalo y la zona centro del gigante metropolitano.

Estando el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM) relativamente cerca siempre se ha visto obligado a suspender sus operaciones, de manera que ni las maniobras militares ni los aviones civiles corran peligro alguno.

En este año del 207 aniversario de la Independencia, la suspensión tendrá lugar entre las 10 y las 13 horas.

Las aerolíneas que operan en este aeropuerto saben de antemano esta situación que se repite año con año y evitan programar vuelos que despeguen o deban aterrizar en el horario en el que se efectúa el tradicional desfile cívico-militar, por lo que no causan inconvenientes a los pasajeros.

Un ejemplo es el vuelo de Aeroméxico 176 que cada sábado parte de México a Tijuana a las 12:20 horas, pero que el 16 de septiembre no forma parte del itinerario de la compañía.

Está de más mencionar que durante el desfile militar más importante del año, las acrobacias de la Fuerza Aérea son de lo más esperado entre los asistentes.