El equilibrio entre acidez y dulzura del vino de hielo, le proporciona una profundidad que lo distingue de cualquier vino de postre y le da más posibilidades de maridarlo con otros alimentos. A continuación te presento algunas combinaciones que enaltecen el dulce sabor la uva y que te encantarán probar.

1. Si el vino de hielo proviene de la uva Vidal, éste funciona de maravilla con cualquier tipo de baya fresca, una tarta de peras o un mousse de frambuesas.

2. El de uva Riesling combina muy bien con alimentos cremosos como una crème brûlée y un foie gras.

3. En cambio, los vinos elaborados con Cabernet Franc realzan su sabor con cerezas y fresas con crema; y sus especias se distinguen avellanas_lcon avellanas y chocolate negro.

4. Los vinos de hielo tienen una compatibilidad natural con el queso, especialmente con los azules como el roquefort y el gorgonzola; también se llevan muy bien con el parmesano, un buen gruyer y algunos quesos de leche de oveja como el pecorino romano.

cheese assortment

5. Los quesos suaves pierden su delicado sabor con la dulzura del vino de hielo, por lo que no es recomendable maridarlos; sin embargo, no hay que despreciar un pastel de queso con este vino.

Estas son nuestras recomendaciones para que disfrutes el vino de hielo. Compártenos las tuyas.