Conoce los encantos de esta época del año, y disfruta de tu viaje como ninguna otra estación.

  • CLIMA A TODO DAR. Durante el otoño los días son templados, sin calor o lluvias veraniegas; además no hay que cargar con abrigos enormes.
  • PAISAJE DE POSTAL. ¿Apoco no? El follaje cambia de verde a hermosos ocres con vistas inolvidables. (Conoce nuestras recomendaciones aquí).
  • CERO FILAS. Como no son vacaciones familiares, no hay multitudes que impidan recorrer a gusto las ciudades, sus museos y los lugares históricos.
  • BUENO, BONITO Y BARATO. La demanda de viajes disminuye, y ¡los precios también! Seguramente encontrarás atractivas promociones entre septiembre y mediados de diciembre.
  • PARA EL BUEN DIENTE. Hay alimentos que ahora están en su mejor momento. Por ello, puedes disfrutar de platillos con calabazas, setas e higos, uvas, frutas silvestres y frutos secos, entre otros ingredientes. Además, bajo el clima otoñal se antoja más la comida.
  • TIEMPO DE FIESTA. En México y alrededor del mundo, el otoño es cuando se celebran numerosos festivales culturales y artísticos. (Conoce los eventos que te proponemos aquí)
  • INEVITABLE POESÍA. Es fácil dejarse llevar por el romance de la época: la naturaleza es sabia, el otoño es el crepúsculo que llena de serenidad a quienes saben contemplarlo.