A 450 KILÓMETROS AL SUR DE LIMA está el Desierto de Nazca. No es de fácil acceso para el turista y pocos han visto con sus propios ojos estas figuras.

Siendo uno de los lugares más secos de la Tierra, se han preservado por más de 2 mil años los geoglifos de los antiguos pobladores de Perú (aunque hay quien afirma que fueron extraterrestres). En un espacio de 800 kilómetros cuadrados dibujaron geometrías complejas en formas abstractas y de animales que solo se pueden apreciar desde colinas cercanas o en tours por avioneta. A nivel del suelo solo se ven surcos.

Se cree que fueron trazadas usando cordeles sostenidos con estacas, para realizar las figuras, que coinciden con la cerámica del pueblo nazca, y cuyo significado aún se discute entre científicos. Las líneas han sido declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, pero lamentablemente, se encuentran en peligro por la irresponsabilidad de conductores como el de un camión que en febrero pasado entró en la zona restringida afectando parte de 3 geoglifos.